25.5.14

UN CEREBRO TOTALMENTE ESCRITO


General a los Ministros
[…]
(bebe)
Todos escriben
todos escriben aquí 
Jugar a las cartas 
o no hacer nada
o escribir 
Nuestro escritor 
escribe una comedia 
y todos los que estamos aquí 
aparecemos en su comedia 
Se levanta el telón 
Ahí estamos 
y somos una comedia 
(al Escritor)
Anota usted continuamente 
incluso cuando parece que no anota 
nada 
Escucha
escucha atentamente
incluso cuando mira a otra parte
(a los Ministros)
Ya ven las paredes internas de su cerebro 
las escribe por completo 
por completo
un cerebro totalmente escrito 
un cerebro escrito en su totalidad 
y por ello totalmente oscurecido 
escrito con tal velocidad 
que todo lo escrito se confunde 
como en un demente 
Toda la cara interna de su cerebro
que ni siquiera él puede leer ya 
(al Escritor)
Entonces comprueba usted
que ni siquiera puede leer ya
lo que ha escrito
en su propio cerebro
y con tal falta de escrúpulos
lo que ha escrito usted en su demencia
por eso
quien así actúa
es un hombre en quien no se puede confiar 
(a los Ministros)
Una comedia lo oyen 
Una comedia 
Y si lo desgarramos todo
lo desgarramos de arriba abajo como un trozo
de papel
lo desgarramos
se desgarra la comedia
(bebe)
Súbitamente 
(al Escritor)
No es cierto 
se ha acabado
desgarrada.-

:: La partida de caza de Thomas Bernhard (1974).-

13.5.14

UNA SUMA ELEVADA


La Buena
[…]
Mi tormento es un tormento mucho mayor
Mi corona
Su cabeza de cerdo
Usted había oído que el baile
era por una buena causa
como todos los bailes
Recuerda al mono
al mono con que hablé
esa conversación súbita con el mono
El mono me reconoció
el único que me reconoció inmediatamente el mono el capellán
el mono es nuestro capellán
Le prometí una suma elevada
por una buena causa Johanna
Sacrificio
sacrificio
le dije
y él
sacrificio
y yo
Esa gran necesidad y
Cómo es que esa necesidad es tan grande
Y él esa necesidad
todo susurrado Johanna
por una buena causa
susurrado
El mono y yo
Reverendo le susurré Esa necesidad 
y él Esa necesidad
La reina ha susurrado con un mono sobre la necesidad
susurrado sobre la buena causa
Cuando una reina susurra con un mono
eso cuesta una suma elevada
Empújeme un poco
Johanna la empuja un poco
Fuimos a ver a los monos
La reina acompañada de un cerdo
fue a ver a los monos
Estoy cansada
Empújeme otra vez hasta mi sitio
Johanna la vuelve a empujar hasta la ventana 
Descorra las cortinas
Johanna tira de las cortinas, que llevan ya tiempo descorridas
duerme mi marido
acaso duerme mi marido 

duerme Boris.-

:: Una fiesta para Boris de Thomas Bernhard (1967).-