1.9.14

DEVOLVER LA HORA


X

Cantad pues, oh pájaros, ¡cantad una canción jubilosa! 
¡Dejad brincar a los jóvenes corderos 
como si siguieran el ritmo del tambor!
¡Nosotros nos uniremos con el pensamiento a vuestra multitud, 
vosotros que tocáis la gaita y vosotros que jugáis, 
vosotros que a través de vuestros corazones a diario 
sentís el regocijo de mayo!
Aunque el resplandor que una vez fue tan luminoso 
sea ahora retirado para siempre de mi vista, 
aunque nada pueda devolver la hora
del esplendor en la hierba, 
de la gloria entre las flores;
no lloraremos, sino que encontraremos 
fuerza en lo que queda atrás; en la comprensión original
que al haber sido una vez debe permanecer para siempre; 
en los lenitivos pensamientos que se levantan 
del sufrimiento humano; en la fe que mira a través de la muerte, 
en los años que traen la mente filosófica.

:: Oda: Insinuaciones de inmortalidad en los recuerdo de temprana infancia, de William Wordsworth (1806-1806).-

No hay comentarios: