10.10.14

INCLINARSE



La carne del sacramento es invisible carne y fantasmal 
sustancia,
Pienso yo.
Como cualquier cosa visible,
Siempre atraído hacia abajo, dispuesto a morir y ser 
asimilado.

Vasija de la vida, se dice, vasija de la vida hacia la nada, 
Luego reintegrada a lo visible.
Es eso, fragancia de primavera como lujuria en el huerto 
de estrellas florecidas,

El cuerpo sin cuerpo de la oscuridad comienza a trasminarse 
y emerge,
El mundo visto comienza a inclinarse,
Ahí donde permanezco, punto fijo e inquebrantable
bajo las olas del mundo.-

:: “Apologia pro vita sua” en Zodíaco negro de Charles Wright (1997).-

No hay comentarios: